• Valisthea, tierra bendecida por la luz de los Cristales Madre

    Valisthea es un lugar en el que abundan los Cristales Madre, relucientes montañas de cristal que se alzan sobre los reinos que las rodean y los bendicen con éter. Por generaciones, las personas han acudido en masa a estos sitios de luz para aprovechar sus bendiciones y usar el éter para realizar conjuros mágicos que les permitan llevar una vida de comodidad y abundancia. Grandes potencias se han asentado alrededor de cada Cristal Madre y una frágil paz ha reinado entre ellos desde siempre. Sin embargo, esta paz flaquea cada día más ante la propagación de la Plaga que amenaza con destruir sus dominios.

  • Los Eikons y sus Dominantes

    Los Eikons son las criaturas más poderosas y mortíferas en toda Valisthea. Cada uno vive dentro de un Dominante, un hombre o mujer que cuenta con la bendición de invocar su temible poder. En algunas naciones, estos Dominantes son tratados como realeza por la gran admiración que causa su fuerza; en otras, son limitados por el temor que provocan y se ven obligados a servir como instrumentos de guerra. Quien nace con el poder de un Dominante jamás podrá escapar a su destino, sin importar lo cruel que este pueda llegar a ser.

  • El Gran Ducado de Rosaria

    El Gran Ducado de Rosaria

    El Gran Ducado de Rosaria nació hace mucho tiempo cuando un puñado de pequeñas provincias independientes en el oeste de Valisthea vio el gran poder que podía esperarles si se convertían en una unidad. Luego de años de una prosperidad relativa, ahora el ducado se ve amenazado por la propagación de la Plaga, una amenaza que, de no controlarse, sumiría al reino entero en la ruina. Rosaria obtiene su éter del Aliento del Dragón, un Cristal Madre situado sobre una isla volcánica lejos de la costa. El Dominante de Fénix, Eikon de fuego, es coronado como archiduque al llegar a la mayoría de edad.

  • El Imperio Sagrado de Sanbreque

    El Imperio Sagrado de Sanbreque

    Sanbreque es la fuerza teocrática más grande en Valisthea. Oriflama, la capital sagrada del imperio, fue construida alrededor de la Cabeza del Dragón, el Cristal Madre que bendice a las provincias cercanas con abundante éter. Sus habitantes aprovechan esta situación sin reparos y se forjan una vida de comodidad y seguridad bajo la atenta mirada del Emperador Sagrado, a quien adoran como la viva encarnación de la única deidad verdadera. El Dominante de es el campeón del imperio y suele ser desplegado al campo de batalla en tiempos de guerra para conquistar a sus enemigos.

  • El Reino de Waloed

    El Reino de Waloed

    Waloed reclama la totalidad de Ceniza, la mitad oriental de Valisthea, como su dominio. El control del reino sobre el continente ha sido puesto a prueba en más de una ocasión por los orcos y otros hombres bestia que habitan allí. Sin embargo, el gobernante actual del reino, Dominante de , siempre ha salido triunfante sobre sus rebeliones. Gracias al poder de la Columna del Dragón, el Cristal Madre del reino, este nuevo rey formó un poderoso ejército con el que ahora busca poner a prueba las fronteras de sus vecinos.

  • La República de Dhalmekia

    La República de Dhalmekia

    La República de Dhalmekia está compuesta por cinco estados con participación en su parlamento. Su Cristal Madre, el Colmillo del Dragón, está parcialmente oculto en el corazón de la cordillera. La república lo controla junto con el éter, lo que asegura la obediencia de una gran parte del sur de Valisthea. El Dominante de Titán, Eikon de tierra, es el consejero especial del parlamento y tiene un gran peso en sus decisiones.

  • El Reino de Hierro

    El Reino de Hierro

    Un pequeño grupo de islas a las afueras de Tormenta, la mitad occidental de los reinos gemelos de Valisthea. Aquí, los ortodoxos cristalinos, una fe extrema que venera a los cristales, reinan sobre todos. El Reino de Hierro controla el Aliento del Dragón, el Cristal Madre que yace en el corazón de sus islas, y que durante mucho tiempo ha sido fuente de disputa con el ducado vecino de Rosaria. Aislados y alejados de las naciones continentales, los sangre de hierro cuentan con su propio idioma. La doctrina ortodoxa ve a los Dominantes como abominaciones profanas y se encarga de ejecutar a los isleños que tengan la mala fortuna de nacer con este don.

  • El Dominio Cristalino

    El Dominio Cristalino

    El Dominio Cristalino yace en el corazón de Valisthea y protege el mayor de todos los Cristales Madre: la Cola del Dragón. Con el tiempo, se libraron numerosas batallas sangrientas por el control de este pequeño pedazo de tierra debido a su importancia estratégica, hasta que los reinos enfrentados al fin acordaron un armisticio. Como parte del tratado de paz, las islas alrededor de la Cola del Dragón se convirtieron en un dominio autónomo liderado por un consejo de representantes de las naciones vecinas, quienes disfrutan de la bendición del Cristal Madre por partes iguales. Ningún Dominante tiene su hogar aquí.

  • El Gran Ducado de Rosaria

    El Gran Ducado de Rosaria

    El Gran Ducado de Rosaria nació hace mucho tiempo cuando un puñado de pequeñas provincias independientes en el oeste de Valisthea vio el gran poder que podía esperarles si se convertían en una unidad. Luego de años de una prosperidad relativa, ahora el ducado se ve amenazado por la propagación de la Plaga, una amenaza que, de no controlarse, sumiría al reino entero en la ruina. Rosaria obtiene su éter del Aliento del Dragón, un Cristal Madre situado sobre una isla volcánica lejos de la costa. El Dominante de Fénix, Eikon de fuego, es coronado como archiduque al llegar a la mayoría de edad.

  • El Imperio Sagrado de Sanbreque

    El Imperio Sagrado de Sanbreque

    Sanbreque es la fuerza teocrática más grande en Valisthea. Oriflama, la capital sagrada del imperio, fue construida alrededor de la Cabeza del Dragón, el Cristal Madre que bendice a las provincias cercanas con abundante éter. Sus habitantes aprovechan esta situación sin reparos y se forjan una vida de comodidad y seguridad bajo la atenta mirada del Emperador Sagrado, a quien adoran como la viva encarnación de la única deidad verdadera. El Dominante de es el campeón del imperio y suele ser desplegado al campo de batalla en tiempos de guerra para conquistar a sus enemigos.

  • El Reino de Waloed

    El Reino de Waloed

    Waloed reclama la totalidad de Ceniza, la mitad oriental de Valisthea, como su dominio. El control del reino sobre el continente ha sido puesto a prueba en más de una ocasión por los orcos y otros hombres bestia que habitan allí. Sin embargo, el gobernante actual del reino, Dominante de , siempre ha salido triunfante sobre sus rebeliones. Gracias al poder de la Columna del Dragón, el Cristal Madre del reino, este nuevo rey formó un poderoso ejército con el que ahora busca poner a prueba las fronteras de sus vecinos.

  • La República de Dhalmekia

    La República de Dhalmekia

    La República de Dhalmekia está compuesta por cinco estados con participación en su parlamento. Su Cristal Madre, el Colmillo del Dragón, está parcialmente oculto en el corazón de la cordillera. La república lo controla junto con el éter, lo que asegura la obediencia de una gran parte del sur de Valisthea. El Dominante de Titán, Eikon de tierra, es el consejero especial del parlamento y tiene un gran peso en sus decisiones.

  • El Reino de Hierro

    El Reino de Hierro

    Un pequeño grupo de islas a las afueras de Tormenta, la mitad occidental de los reinos gemelos de Valisthea. Aquí, los ortodoxos cristalinos, una fe extrema que venera a los cristales, reinan sobre todos. El Reino de Hierro controla el Aliento del Dragón, el Cristal Madre que yace en el corazón de sus islas, y que durante mucho tiempo ha sido fuente de disputa con el ducado vecino de Rosaria. Aislados y alejados de las naciones continentales, los sangre de hierro cuentan con su propio idioma. La doctrina ortodoxa ve a los Dominantes como abominaciones profanas y se encarga de ejecutar a los isleños que tengan la mala fortuna de nacer con este don.

  • El Dominio Cristalino

    El Dominio Cristalino

    El Dominio Cristalino yace en el corazón de Valisthea y protege el mayor de todos los Cristales Madre: la Cola del Dragón. Con el tiempo, se libraron numerosas batallas sangrientas por el control de este pequeño pedazo de tierra debido a su importancia estratégica, hasta que los reinos enfrentados al fin acordaron un armisticio. Como parte del tratado de paz, las islas alrededor de la Cola del Dragón se convirtieron en un dominio autónomo liderado por un consejo de representantes de las naciones vecinas, quienes disfrutan de la bendición del Cristal Madre por partes iguales. Ningún Dominante tiene su hogar aquí.