• Primogénito del archiduque de Rosaria. Si bien todo el mundo esperaba que heredara las llamas de Fénix y despertara como su Dominante, el destino tenía otros planes y eligió a su hermano menor Joshua para llevar esta carga. En su búsqueda por ganarse su propio lugar, Clive dedicó su vida al dominio de la espada. Su esfuerzo dio frutos cuando, a los quince años de edad, ganó el torneo ducal y fue nombrado como el Primer Escudo de Rosaria, título que lo obliga a proteger a Fénix y lo bendice con la habilidad de blandir una parte de su fuego. Sin embargo, la prometedora carrera de Clive se ve truncada con una tragedia provocada por Ifrit, el misterioso Eikon oscuro, lo cual lo envía por un camino peligroso lleno de venganza.

  • El segundo hijo del archiduque de Rosaria y hermano menor de Clive por cinco años de diferencia. Joshua despertó como el Dominante de Fénix luego de su nacimiento. A pesar de su educación noble, Joshua trata a todos los súbditos de su padre con amabilidad y afecto, pero a nadie como a Clive, a quien admira profundamente. Joshua suele lamentar el hecho de que fuera él, el hijo menor débil y estudioso, quien recibiera el dominio de las llamas del ave de fuego y no su fuerte y valiente hermano. Mientras Clive no dudaría en lanzarse hacia el peligro, Joshua se estremece con tan solo ver una zanahoria en su cena. Pero las zanahorias se convirtieron en la menor de sus preocupaciones cuando se vio involucrado en los trágicos eventos que cambiarían la vida de Clive para siempre.

  • Jill, quien nació en los derrotados territorios del norte, tuvo que abandonar su hogar a temprana edad para vivir en Rosaria y asegurar la paz entre las dos naciones en guerra. El archiduque insistió en que fuera criada junto a sus dos hijos y ahora, con doce años, forma parte de la casa Rosfield tanto como Clive y Joshua. Siempre amable, gentil y modesta, Jill es la confidente leal de ambos hermanos.